divendres, 29 de maig de 2015

                                               Sense transcendència

Dues coses em criden l’atenció. Per què els homes grassonets es corden el cinturó sota la panxa en comptes de a la cintura. Fa molt lleig, oi? Volen lluir ventre, cosa que no s’entendria, o és que el cinturó no els dóna per més? M’encantaria veure un home panxut amb la corretja a la cintura. Seria tota una novetat, fins i tot potser una prova d’enteniment i bon gust.
L’altra fet que em sorprèn és aquesta “moda” de portar texans foradats, molt i molt foradats. Es pot interpretar com a tenir el cap fluix, i també com una mena de burla vers la pobra gent que ha d’anar esparracada per força, no per gust. Aquest matí, al metro, s’asseia  davant meu una noi amb tants forats al pantalon que hi havia més buits que noi pas tela. La resta d’indumentària feia palès que no era cap indigent, era, simplement, una persona ridícula, com algunes altres d’enàl·lages. M’he imaginat una escena de pel·lícula. Jo em posava dreta, m’atansava a la jove, obria el moneder i li donava diners. “Té, pobrissona, perquè et compris uns pantalons nous”. Està clar que no ho he fet. No he gosat.


Sin trascendencia

Dos cosas me llaman la atención. ¿Por qué los hombres rellenitos se atan el cinturón por debajo de la barriga en lugar de en la cintura. ¿Es muy feo, verdad? ¿Quieren lucir vientre, cosa que no se entendería, o es que el cinturón no les da para más? Me encantaría ver a un hombre panzudo con la correa en la cintura. Sería toda una novedad, incluso quizás una prueba de lucidez y buen gusto.
El otro hecho que me sorprende es esta “moda” de llevar tejanos agujereados, muy y muy agujereados. Se puede interpretar como tener la cabeza a pájaros, y también como una especie de burla hacia la pobre gente que tiene que ir con harapos a la fuerza, no por gusto. Hoy por la mañana, en el metro, se sentaba delante de mí una chica con tantos agujeros en el pantalón que había más vacíos que tela. El resto de la indumentaria hacía patente que no era una indigente, era, simplemente, una persona ridícula, como algunas otras a su semejanza. Me he imaginado una escena de película. Yo me ponía en pie, me acercaba a la joven, abría el billetero y le daba dinero. “Toma, pobrecita, para que te compres unos pantalones nuevos”. Por supuesto, no lo he hecho. No he sido lo suficiente atrevida.