divendres, 2 de novembre de 2018

Mediocridad incluso en el lujo - Mediocritat fins i tot en el luxe


                               
Mediocritat fins i tot en el luxe

A Edimburg es va subhastar una ampolla de whisky del 1986 per 958.000 euros. Han llegit vostès bé la xifra, i va succeir el dia 3 del mes d’octubre proppassat. Antigament la gent rica era més culta, licitava per obres d’art, manuscrits d’autors famosos, peces d’orfebreria. Avui no, avui inverteix en begudes espirituoses. Així doncs, a la casa de subhastes Sotheby’s de Nova York es van adjudicar, el 13 del mateix mes, sengles ampolles de vi del 1945 per 482.490 euros i 429.637 euros respectivament.
Dues preguntes a fer-se. Què té de bonic una ampolla? Que potser els anys transcorreguts l’embelleixen? Tal vegada alguns envasos siguin primorosos, res més. La majoria, comuns. El temps no els fa millors ni pitjors.
Quant al contingut, per exquisit que es vaticini, la seva qualitat resulta erma, atès que els propietaris no tenen pas intenció de tastar-lo. Una ampolla buida perdria tant el líquid físic com el dinerari, ja que s’esfumaria tot el valor tan arbitràriament atorgat. Llavors, si l’exterior no és art i l’interior no es beu, a què ve pagar tant per això? Entre les raons aportades destaca la tan pueril de demostrar en aquestes subhastes el poder econòmic dels licitadors i, al capdavall, de l’adquirent.
Simplicitats i mediocritats també en el luxe, en conjunció amb les immenses simplicitat i mediocritat presents en el dia a dia de la nostra societat.

Mediocridad incluso en el lujo

En Edimburgo se subastó una botella de whisky del 1986 por 958.000 euros. Han leído ustedes bien la cifra, y sucedió el día 3 del pasado mes de octubre. Antaño la gente rica era más culta, pujaba por obras de arte, manuscritos de autores famosos, piezas de orfebrería. Hoy no, hoy invierte en bebidas espirituosas. Así pues, en la casa de subastas Sotheby’s de Nueva York se adjudicaron, el 13 del mismo mes, sendas botellas de vino del 1945 por 482.490 euros y 429.637 euros respectivamente.
Dos preguntas a hacerse. ¿Qué tiene de bello una botella? ¿Acaso los años transcurridos la hermosean? Tal vez algunos envases sean primorosos, nada más. La mayoría, comunes. El tiempo no los hace mejores ni peores.
En cuanto al contenido, por exquisito que se presienta, su calidad es baldía, puesto que los propietarios no tienen intención de catarlo. Una botella vacía perdería tanto el líquido físico como el dinerario, ya que se esfumaría todo el valor tan arbitrariamente otorgado. Entonces, si el exterior no es arte y el interior no se bebe, ¿a qué viene pagar tanto por ello? Entre las razones aportadas destaca la tan pueril de demostrar en estas subastas el poder económico de los licitadores y, a fin de cuentas, del adquirente.
Simplezas y mediocridades también en el lujo, en conjunción con las inmensas simplicidad y mediocridad presentes en el día a día de nuestra sociedad.