dissabte, 8 d’octubre de 2016

Altruismos - Altruismes

                                               Altruismes

Fa uns dies vaig llegir l’article d’un economista que em va deixar força perplexa. Sostenia que és bo que algunes persones concentrin grans riqueses si són sensibles a les necessitats dels altres. Contradictori sí que n’era, l’escrit, atès que per una banda reconeixia que el progrés general es basa en la justa distribució de la riquesa, i per una altra aplaudia l’acumulació dels multi billonaries altruistes. Ell mateix es feia una pregunta i es donava la resposta: Què es millor, que una persona tingui 45.000 milions de dòlars o que 45.000 persones en tinguin un milió cadascuna? I reconeixia que l’Estat obtindria més ingressos amb la distribució de la riquesa que al contrari, podent d’aquella manera atendre millor las despeses socials. Amb tot, l’economista insistia en la benedicció que representa que les immenses fortunes facin donacions, engeguin fundacions, salvin de malalties uns quants milers de persones, alleugereixin la pobresa uns altres milers.
Altres preguntes i altres respostes serien: com han pogut acumular tanta riquesa? Si no ho haguessin fet, hi hauria tants pobres al món?  Si el coltan necessari per a les noves tecnologies no s’obtingués tan barat gràcies a la explotació del miners, criatures incloses, el valor afegit obtingut als negocis milionaris no seria tant alt. Si la roba que es ven tan bonica y barata no estès confeccionada a baix preu en tallers insalubres, llavors no hi hauria tants pobres a qui consolar després de l’explotació. Es reprodueix allò d’abans, quan el latifundista donava a cada família un pollastre per Nadal, perquè en tastés almenys una vegada a l’any.

Altruismos

Hace unos días leí el artículo de un economista que me dejó bastante perpleja. Sostenía que es bueno que algunas personas concentren grandes riquezas si son sensibles a las necesidades de los demás. Contradictorio sí que era, el escrito, dado que por una parte reconocía que el progreso general se basa en la justa distribución de la riqueza, y por otra aplaudía la acumulación de los multi billonarios altruistas. Él mismo se hacía una pregunta y se daba la respuesta: ¿Qué es mejor, que una persona tenga 45.000 millones de dólares o que 45.000 personas tengan un millón cada una? Y reconocía que el Estado obtendría más ingresos con la distribución de la riqueza que al contrario, pudiendo de aquella manera atender mejor las prestaciones sociales. No obstante, el economista insistía en la bendición que representa que las inmensas fortunas hagan donaciones, pongan en marcha fundaciones, salven de enfermedades a unos cuantos miles de personas, alivien la pobreza de otros miles.

Otras preguntas y otras respuestas serían: ¿cómo han podido acumular tanta riqueza? Si no lo hubieran hecho, ¿habría tantos pobres en el mundo?  Si el coltán necesario para las nuevas tecnologías no se obtuviera tan barato gracias a la explotación de los mineros, niños incluidos, el valor añadido obtenido en los negocios millonarios no sería tan alto. Si la ropa que se vende tan bonita y barata no estuviera confeccionada a bajo precio en talleres insalubres, entonces no habría tantos pobres a quien consolar después de la explotación. Se reproduce aquello de antes, cuando el latifundista regalaba a cada familia un pollo para Navidad, para que lo probara al menos una vez al año.