divendres, 15 de juny de 2018

Sobre la maternidad idealizada - Sobre la maternitat idealitzada


Sobre la maternitat idealitzada

Per sort, queda lluny la Yerma de García Lorca, símbol de la dona que no se sent completa si no arriba a ser mare. La societat li ho exigia, ella ho sentia com una necessitat vital. Ara les dones valen per si mateixes tant si tenen fills com si no. Tot i això, el desig de tenir-los continua vigent la major part de les vegades, si bé el fet de no aconseguir-ho ja no condueix a una frustració lorquiana.
Un exordi que ve a tomb de la publicació d’un Informe del qual és autora Laura Sagnier titulat, Las mujeres hoy. Entre altres temes, està present el de la vivència de la maternitat, i es ve a comprovar que són bastantes les mares que es declaren decebudes. No és pas una menudesa, just perquè es refereix a la relació mare i fills. La relació entre una responsable, educadora, estimadora i un ésser que depèn d’ella durant força anys. La feina, la parella, el partit polític poden decebre, però no hauria d’ocórrer així a la correspondència mare i fills. De fet, la maternitat no s’hauria de desitjar per obtenir satisfacció. En altres paraules, no s’hauria d’idealitzar.
Segurament, el 27% de les enquestades en l'esmentat estudi que se senten desencisades ho estan precisament perquè tenien de la maternitat una visió gairebé sublim. Ningú no els havia explicat -o no ho havien volgut sentir, o no ho havien entès-, que tenir fills significa dormir poc, patir amb les seves malalties, gastar molts diners en ells, tenir el cap a la feina, a la llar i al bressol alhora. Això d'antuvi, continuant després immersa sense treva en altres ansietats. Els fills són font de felicitat en si mateixos si no s'espera res a canvi, o molt poc, i sobretot, són font de felicitat perquè se'ls estima.

 Sobre la maternidad idealizada

Por fortuna, queda lejos la Yerma de García Lorca, símbolo de la mujer que no se siente completa si no llega a ser madre. La sociedad se lo exigía, ella lo sentía como una necesidad vital. Ahora las mujeres valen por sí mismas tanto si tienen hijos como si no. Sin embargo, el deseo de tenerlos continúa en pie la mayor parte de las veces, si bien el no conseguirlo ya no conduce a una frustración lorquiana.
Un exordio que viene a cuento de la publicación de un Informe del que es autora Laura Sagnier titulado, Las mujeres hoy. Entre otros temas, se halla presente el de la vivencia de la maternidad, viniéndose a comprobar que son bastantes les madres que se declaran decepcionadas. No es una menudencia, justo porque se refiere a la relación madre e hijos. La relación entre una responsable, educadora, amadora y un ser que depende de ella durante bastantes años. El trabajo, la pareja, el partido político pueden decepcionar, pero no debería ocurrir así en la correspondencia madre e hijos. De hecho, la maternidad no debería desearse para obtener satisfacción. En otras palabras, no tendría que idealizarse.
Seguramente, el 27% de las encuestadas en el citado estudio que se sienten desencantadas lo están precisamente porque tenían de la maternidad una visión casi sublime. Nadie les había explicado -o no lo habían querido oír, o no lo habían entendido-, que tener hijos significa dormir poco, sufrir con sus enfermedades, gastar mucho dinero en ellos, tener la cabeza en el trabajo, en el hogar y en la cuna a la vez. Esto de entrada, continuando luego inmersa sin tregua en otras ansiedades. Los hijos son fuente de felicidad en sí mismos si no se espera nada a cambio, o muy poco, y sobre todo, son fuente de felicidad porque se les ama.