dissabte, 13 d’octubre de 2018

Debería enseñarse en la escuela -S’hauria d’ensenyar a l’escola


                                    

S’hauria d’ensenyar a l’escola

Un home va patir un infart en ple carrer amb la bona fortuna que un estudiant de medicina passés pel seu costat. Va succeir fa uns dies, i el boca a boca i un massatge al tòrax li van salvar la vida. En cas de no haver concorregut tan feliç circumstància, és probable que l’interfecte hagués mort. Quantes de les persones circumdants haurien sabut practicar aquells primers auxilis? Que potser, en general, hem après a fer-ho?
A l’escola se’ns ha ensenyat a llegir i escriure, a sumar, restar, multiplicar i dividir, a utilitzar l’ordinador, a pensar sobre diverses matèries, a conèixer el passat i el present, però la cura de la salut no forma part del currículum. Portant a col·lació el mencionat episodi de l’infart, ¡que tranquil·litzador hauria estat que cadascun dels vianants hagués pogut actuar com ho va fer el futur metge!...
És qüestió de tenir en compte les prioritats. Entre elles, valgui considerar així mateix la de conèixer com funcionen els extintors d’incendis. Preguntem-nos, quantes persones sabrien com utilitzar-los en cas de necessitat? Que a molts edificis de veïns n’hi hagi penjat un a la paret de cada dos replans, ¿garanteix que serveixin per a alguna cosa quan la majoria de veïns, per no dir cap, no té ni idea de com manejar-los?
Quin desastre!... Tant de bo que a partir del pròxim curs els escolars adquirissin coneixements tan indispensables com els esmentats.

Debería enseñarse en la escuela

Un hombre sufrió un infarto en plena calle con la buena fortuna de que un estudiante de medicina pasara por allí. Sucedió hace unos días, y el boca a boca y un masaje en el tórax le salvaron la vida. De no haber concurrido tan feliz circunstancia, es probable que el interfecto hubiera fallecido. ¿Cuántas de las personas circundantes habrían sabido practicar aquellos primeros auxilios? ¿Acaso, en general, hemos aprendido a hacerlo?
En la escuela se nos ha enseñado a leer y escribir, a sumar, restar, multiplicar y dividir, a utilizar el ordenador, a pensar sobre diversas materias, a conocer el pasado y el presente, pero el cuidado de la salud no forma parte del currículo. Trayendo a colación el citado episodio del infarto, ¡cuán tranquilizador hubiera sido que cada uno de los viandantes hubiera podido actuar como lo hizo el futuro médico!...
Es cuestión de tener en cuenta las prioridades. Entre ellas, valga considerar asimismo la de conocer cómo funcionan los extintores de incendios. Preguntémonos, ¿cuántas personas sabrían cómo usarlos en caso de necesidad? Que en muchos edificios de vecinos haya colgado uno en la pared de cada dos rellanos, ¿garantiza que sirvan para algo cuando la mayoría de vecinos, por no decir ninguno, no tiene ni idea de cómo manejarlos?
¡Qué desastre!... Ojalá que a partir del próximo curso los escolares adquirieran conocimientos tan indispensables como los mencionados.