dissabte, 30 de gener de 2016

                  Quin aclaparament fer la bugada!...

Fa més d’un any que entre nosaltres funciona un servei de bugaderia a domicili. Com qui demana una pizza, es truca per telèfon però no per motius alimentaris sinó de neteja. En comptes de fer servir la rentadora pròpia, demanes que et recullin la roba bruta i l’endemà te la tornen a casa neta i planxada. Abonant entre 15 i 20 euros, t’estalvies un munt de feina. Bé, tant com un munt no, perquè només es tracta d’omplir un màquina, engegar-la, estendre la roba, recollir-la, plegar-la, planxar algunes peces, poques ja que la majoria són de fibra que no necessita planxa... Uf, potser sí que és molta tasca!... Esclar que, si ho comparem amb les bugades d’abans...
Si pensem en el que feien les nostres mares, o àvies, ens morim de l’ensurt. Rentar a mà al safareig fregant des de peces petites a llençols amb una pastilla de sabó, esbandir, escórrer amb tota la força dels braços, posar en lleixiu la roba blanca durant hores, tornar a esbandir i escórrer, estendre..., i així cada quan tocava. L’aparició de la màquina de rentar va representar el gran alliberament. De treball i de temps. Les dones ja es podien dedicar a activitats més gratificants. Poc a poc, els homes van aprendre a fer servir la rentadora i també a fer-se càrrec de les successives funcions de la bugada. Quin avenç!..., fins avui. Ara això ja és massa. Excés de temps emprat i excés d’escarràs. Més val una telefonada i que tot t’ho facin els altres, com passava amb les bugaderes, humanes, d’antany. Qui s’ho pot, podia, paga s’evita cansament i desgast físic. Tot i que, com a substitució, li cal anar al gimnàs per fer músculs i mantenir-se en forma.

Qué agobio hacer la colada!...

Hace más de un año que entre nosotros funciona un servicio de lavandería a domicilio. Como quien pide una pizza, se llama por teléfono pero no por motivos alimentarios sino de limpieza. En vez de utilizar la lavadora propia, pides que te recojan la ropa sucia y al día siguiente te la devuelven limpia y planchada. Abonando entre 15 y 20 euros, te ahorras un montón de trabajo. Bueno, tanto como un  montón no, porque sólo se trata de llenar la máquina, ponerla en marcha, tender la ropa, recogerla, doblarla, planchar algunas piezas, pocas ya que la mayoría son de fibra que no necesita plancha... Uf, quizás sí que es mucha tarea!... Claro que, si lo comparamos con las coladas de antes...

Si pensamos en lo que hacían nuestras madres, o abuelas, nos morimos del susto. Lavar a mano en el lavadero frotando desde piezas pequeñas a sábanas con una pastilla de jabón, aclarar, escurrir con toda la fuerza de los brazos, sumergir en lejía la ropa blanca durante horas, volver a aclarar y escurrir, tender..., y así cada cuando tocaba. La aparición de la lavadora representó la gran liberación. De trabajo y de tiempo. Las mujeres ya se podían dedicar a actividades más gratificantes. Poco a poco, los hombres aprendieron a utilizar la lavadora y también a hacerse cargo de las sucesivas funciones de la colada. ¡Qué avance!..., hasta hoy. Ahora todo esto ya es demasiado. Exceso de tiempo utilizado y exceso de esfuerzo. Mejor una llamada y que todo lo hagan los demás, tal como pasaba con las lavanderas, humanas, de antaño. Quien se lo puede, podía, pagar se evita cansancio y desgaste físico. Aunque, como sustitución, le conviene ir al gimnasio para hacer músculos y mantenerse en forma.